domingo, 18 de febrero de 2018

ALTO DUERO 3/3

      A la entrada de Duruelo de la Sierra nos sorprende el cartel donde se informa que este pequeño pueblo está hermanado con una gran ciudad como es Oporto, y esto es así por ser la primera y la última localidad que atraviesa el Duero. Duruelo poco después de su nacimiento y Oporto en la desembocadura en el Atlántico.

      En la plaza está el ayuntamiento, de buena sillería, al que va adosado el frontón, del mismo tipo de piedra. Al lado está la iglesia de San Miguel, rodeada de una necrópolis medieval con gran cantidad de tumbas antropomorfas excavadas en la roca. Por el resto del casco urbano encontraremos también buenos ejemplos de viviendas de piedra más o menos trabajada.

      Desde Duruelo sale la carreterilla que nos lleva al mirador de Castroviejo, la cual sube paralela a un jovencísimo Duero, que por aquí no es más que un pequeño arroyo camuflado entre inmensos pinares.

      Poco antes de llegar al mirador sale a la derecha una pista de tierra con cartel indicador, inicio de una ruta de senderismo que nos lleva, siguiendo el curso del Duero aguas arriba, hasta su nacimiento, recorriendo su curso más alto, por donde discurre formando cascadas y sifones encajonado entre espectaculares cortados rocosos.

      Una vez en el manantial, señalizado con un cartel donde indica la altitud de 2.160 mts., conectamos con la ruta que viene de la Laguna Negra. Desde aquí ya solo nos quedaría un poco más de subida hasta llegar a la cima de los Picos de Urbión con sus 2.228 mts. Aquí describir la vista se hace complicado, ya que a veces sobran las palabras: simplemente hay que verlo. Hacia el norte se divisa prácticamente toda La Rioja y las primeras sierras del País Vasco; hacia el oeste la Sierra de la Demanda, entre La Rioja y Burgos; hacia el sur toda la provincia de Soria e incluso a lo lejos el Sistema Central; y hacia el este la Sierra Cebollera y restos de sierras que conforman el Sistema Ibérico hasta el Moncayo, ya entre Soria y Zaragoza. Lo dicho, no hay palabras, hay que verlo.

    Situándonos de nuevo en el desvío de la pista de tierra, seguimos la carretera para, poco después, llegar al parkin de Castroviejo. Un pequeño paseo andando nos lleva a Cueva Serena, un precioso salto de agua que cae por encima de una roca, y que en época de lluvias o nieves adquiere su máximo esplendor. Luego, de vuelta al parkin, nos adentramos de lleno en Castroviejo, un área recreativa con fuente y merenderos salpicada de grandes rocas con curiosas formas, una especie de "ciudad encantada", que tiene un mirador natural dotado de una barandilla protectora para evitar caídas, situado en lo alto de un pedrusco al que se sube por unas escalerillas. Desde aquí las panorámicas son increíbles, alcanzando la vista una gran área geográfica montañosa cubierta de pinares, con los núcleos urbanos de Duruelo y Covaleda incrustados entre ellos.

      Y aquí, subidos al Mirador de Castroviejo, contemplando estas maravillosas vistas de la Tierra de Pinares soriana, concluimos esta ruta por el Alto Duero.

Soria: si ya te quería, 
al ver el Alto Duero, 
más te quiero todavía,
y te digo que por ti me muero.


Pico Urbión


Plaza de Duruelo de la Sierra


SALUDOS

EL RURAL

domingo, 11 de febrero de 2018

ALTO DUERO 2/3

      Bajando ya en coche por el valle del río Revinuesa, podemos visitar la Casa del Parque de la Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión, donde veremos unas interesantes instalaciones que nos ayudarán a comprender, conocer e interpretar mejor estos espacios naturales.

    Una vez en Vinuesa vamos a disfrutar de uno de los pueblos más bellos de Soria, tanto por su arquitectura como por su entorno natural, rodeado de altas montañas cubiertas de pinar, y bañado por el río Revinuesa, que desemboca aquí en el Duero en el enorme embalse de la Cuerda del Pozo, el primero que retiene sus aguas tras su nacimiento.

      Paseando por sus calles veremos un buen elenco de casas rústicas de piedra de sillería, muy señoriales, algunas blasonadas, con grandes balconadas de madera y arcos de medio punto en las entradas. La plaza conocida como La Plazuela presenta un bonito rollo en medio, y en la Plaza Mayor está el magnífico ayuntamiento coronado por un gigantesco blasón, y la iglesia de Nuestra Señora del Pino con su espadaña-campanario, que además es preciosa por dentro.

    Paramos ahora en el pequeño y bonito pueblo de Molinos de Duero, con casas de piedra menos trabajada que en Vinuesa, pero no menos hermosas, coronadas algunas con la chimenea tronco-cónica típica de esta zona. Junto al por aquí joven río Duero se encuentra el lavadero, bien conservado y con buenos pilones.

    Aquí, antes de seguir el curso del Duero aguas arriba, nos vamos a desviar en dirección a Abéjar para, después de cruzar un brazo del embalse de la Cuerda del Pozo por un largo puente, llegar a otro espacio natural de los más visitados de la provincia: la Playa Pita. Se trata de una extensa zona de baño ubicada en el pantano, con arena de playa, salpicada de roquedos, rodeada de grandes pinares, con merenderos, restaurante y embarcadero, muy, muy concurrida en verano. La extensión de playa, lógicamente, es mayor o menor en función del nivel de agua del embalse: en época de lluvias llega a desaparecer anegada, pero durante el estío suele haber bastante espacio para bañistas y visitantes.

      Volviendo de nuevo a Molinos, cogemos la carretera de Covaleda para seguir ya todo el tiempo el curso del Duero hasta su cabecera, y enseguida llegamos a Salduero, donde veremos también buenas casas de piedra, algunas con entramado de madera en plantas altas. Destaca también en esta localidad la bonita y arreglada piscina natural sobre el Duero, con sus escaleras de acceso al agua y sus orillas con playa de hierba. Poco más abajo hay un bello puente medieval de piedra de cinco ojos y contrafuertes.

      Seguimos remontando el Duero y poco antes de llegar a Covaleda, junto a la carretera, veremos otro bonito puente medieval de piedra con arco apuntado en un bello entorno de ribera.

      Una vez en Covaleda nos encontramos un pueblo de arquitectura más diversa que en los anteriores, donde destaca el señorial ayuntamiento lleno de ventanas con arcos de medio punto y reloj, blasón y campana en lo alto. También la iglesia de San Quirico y Santa Julita con su alto campanario.

      A las afueras podemos llegar, bien en coche o bien andando en un agradable paseo, hasta el alto donde se encuentra la ermita de San Cristóbal, donde tenemos unas preciosas vistas panorámicas de todo el pueblo y su entorno natural de extensos pinares.


Puente de Soria en Covaleda


SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 4 de febrero de 2018

ALTO DUERO 1/3

     Hace algunos años escribí en este blog sobre la provincia de Soria, haciendo un recorrido somero por lo más interesante de la misma, y posteriormente también hice algunos artículos dedicados a puntos específicos de la capital o algún pueblo.

       Quiero ahora centrarme en una zona concreta de la provincia que, sin desmerecer de otras, bien merece un capítulo dedicado en exclusiva, para ahondar en los muchísimos encantos, sobre todo naturales, que nos ofrece. Me refiero a la Comarca de Pinares o Alto Duero, que abarca una buena extensión del noroeste de la geografía soriana, lindando con La Rioja y Burgos, e incluye la Sierra de Urbión, cuna del río Duero, y hermosos pueblos rodeados de inmensos pinares que son su principal actividad económica.

      Vamos a empezar la ruta de norte a sur, aunque en Vinuesa giraremos hacia poniente para completar una especie de "L" a izquierdas.

     Nos situamos en Montenegro de Cameros, pueblo situado dentro de la Comarca de Cameros en La Rioja (de la que ya hablamos hace algún tiempo), pero que pertenece administrativamente a Soria. Se trata de un pueblo situado en el fondo de un valle contorneado por altas montañas donde confluyen varios arroyos, y cuya arquitectura se basa en casas de piedra rojiza con tejado a dos aguas y acceso por puerta de arco de medio punto, con calles muy empinadas y la iglesia en el lugar más alto.
 
    Desde Montenegro seguimos por la carretera de Vinuesa y Soria para ascender hasta el alto del Puerto de Santa Inés (1.753 mts. de altitud), donde veremos las pistas de esquí del complejo llamado Punto de Nieve, las cuales se abren paso por los cortafuegos del pinar. Desde aquí tenemos buenas vistas tanto de la cara riojana como de la soriana, haciendo este puerto de divisoria entre las cuencas del Ebro y del Duero, o lo que es lo mismo, entre la vertiente mediterránea y la atlántica.

     Bajando hacia Vinuesa cogeremos el desvío señalizado que nos lleva a la Laguna Negra, una de las más hermosas joyas naturales de la provincia y el lugar más turístico y visitado de ella. Una vez que llegamos al aparcamiento del Paso de la Serrá, podemos informarnos en la caseta de los agentes forestales. Desde aquí ya no se puede seguir en coche, por lo que los 1,8 kmts. que quedan hasta llegar a la laguna se pueden hacer en un autobús que sube por una pista asfaltada, o bien a pie por ésta misma o por la preciosa senda paralela que va junto a un arroyo que hace de desagüe de aquélla. La opción de subir a pie, si es posible, es la más recomendable, ya que es un paseo de montaña muy bonito y sin mayor dificultad.

      Una vez arriba, a través de una pasarela de madera que circunda parte de su perímetro, podemos contemplar esta laguna de origen glaciar, situada a 2.000 mts. de altitud, en cuyas aguas se reflejan los bosques y cortados rocosos que la rodean, formando todo el conjunto un espacio natural de una belleza extraordinaria. No se lo pierdan por nada. Lugar maravilloso donde los haya.

     Desde aquí parten rutas de senderismo que, pasando por otras lagunas más pequeñas, ascienden a los Picos de Urbión, cima de esta sierra con sus 2.228 mts. de altitud, al pie de los cuales tiene su nacimiento del río Duero. Subiendo por estas sendas iremos obteniendo unas magníficas vistas panorámicas de la Laguna Negra y alrededores. Nos encontramos en un lugar inolvidable que nos costará abandonar, y cuando lo hagamos será con la intención de volver.


SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 28 de enero de 2018

CASTILLOS DE ALICANTE 4/4

     Un poco más al sur llegamos a nuestra última parada: Elche. Nos vamos a centrar en su castillo, siguiendo el argumento de la ruta, aunque al final haremos un pequeño repaso a alguno de los otros muchos encantos que nos ofrece esta ciudad.

     El castillo o Palacio de Altamira se visita junto con el anexo Museo Arqueológico y de Historia de Elche, entrando por éste último y saliendo por el primero. El museo nos ofrece unas magníficas exposiciones sobre los distintos yacimientos arqueológicos de la zona, especialmente sobre el de La Alcudia, donde fue hallada la famosa Dama de Elche, y también sobre la historia y evolución de la ciudad desde la prehistoria hasta nuestros días.

     El museo tiene un acceso directo al patio de armas del castillo, desde el cual se entra a distintas dependencias que son salas expositivas. Desde aquí vemos sus altos muros y su Torre del Homenaje coronada por un estupendo matacán. Podemos subir al adarve que rodea el patio, desde el cual tenemos buenas vistas de dos lugares cercanos: el Parque Municipal, con su magnífico palmeral, y la Basílica de Santa María.

     Una vez en el exterior del castillo vemos con más nitidez sus elementos defensivos, como los torreones cilíndricos en las esquinas, algunas escaraguaitas y saeteras de cruz y orbe.

     Acabado de ver el castillo, podemos ver los distintos palmerales distribuidos por toda la ciudad y que son Patrimonio de la Humanidad. Algo también muy recomendable es pasear por el larguísimo, arreglado y hermoso paseo fluvial del río Vinalopó. Y ya por su centro histórico podemos ver su monumental ayuntamiento, la imponente Torre de la Calahorra y la bellísima Basílica de Santa María, que alberga la imagen de la Virgen de la Asunción, patrona de Elche.

     Se puede subir también a la torre de la basílica. Según ascendemos por su interminable escalera, iremos descubriendo distintas salas expositivas sobre la historia del templo, y salidas a terrazas en distintos niveles, hasta llegar al campanario. Desde aquí, una estrecha escalera en caracol nos deja en la misma azotea, donde tenemos unas vistas espectaculares de toda la ciudad incluyendo, si el día está claro, del cercano mar Mediterráneo, que se deja ver por la localidad de Santa Pola.

     Y aquí, en lo alto de la torre de la Basílica de Santa María en Elche, contemplando estas panorámicas, terminamos esta ruta de castillos, complementada con otros encantos que nos hemos ido encontrando por el camino.


Palmeral de Elche




SALUDOS

EL RURAL

domingo, 21 de enero de 2018

CASTILLOS DE ALICANTE 3/4

     Nuestra siguiente parada es Sax, cuyo castillo se alza en un alargado y estrecho espolón rocoso encima del pueblo, adaptándose de manera estricta a la orografía del terreno. Se puede llegar a él desde el lado que da al casco urbano por una escalera metálica que salva la empinada ladera rocosa, o bien por el lado opuesto, más suave, por un camino que discurre entre pinar.

     Una vez en la puerta, vemos que ésta se protege con dos torreones cilíndricos, uno pequeño y otro más grande, y por un ladronera situada justo encima del dintel. Por dentro veremos su estrechez adaptada al terreno, su Torre del Homenaje en medio, y una sobria torre de planta cuadrada que protege el otro extremo. Todo el conjunto, paños y torres, está almenado, formando un precioso conjunto donde lo artificial y lo natural se entremezclan armoniosamente, y además muy bien iluminado por la noche.

     Llegamos ahora a Petrer, municipio pegado a Elda y cercano a Novelda, en una zona del valle donde la principal actividad económica proviene de la industria del calzado.

     El castillo se encuentra, como no, en un cerro por encima del casco urbano. Según subimos y antes de llegar a él, nos topamos con una barbacana que además de hacer su labor protectora del castillo, sirve en este caso también de muro de contención de la empinada y rocosa ladera, que alberga en sus entrañas varias casas-cuevas muy bien conservadas y amuebladas, con infinidad de pasadizos, subidas y bajadas que dan a todo tipo de dependencias. Están, como decimos, muy bien preparadas para los visitantes, y se accede por una puerta de la muralla que hace de barbacana. No se lo pierdan.

     Nos queda ahora subir un poco más para llegar al edificio principal del castillo, pequeño pero bien conservado, con altos muros almenados y una buena ladronera que protege la entrada. Una vez dentro veremos dependencias señoriales convertidas hoy en lugares de celebración de distintos eventos, y podemos acceder a la Torre del Homenaje, en cuyo interior hay exposiciones sobre la historia del castillo y su reconstrucción. Desde la azotea veremos los anchos muros del castillo con sus saeteras de buzón y su buen adarve (no accesible), buenas vistas de Petrer, con su gran iglesia de torres gemelas y cúpula de cerámica azul, el colindante municipio de Elda y todas las sierras de la comarca.

     Siguiendo el valle por la autovía en dirección hacia Elche y la costa, enseguida llegamos a Novelda, desde cuyo casco urbano parte una carretera que en 4 kmts. nos lleva hasta el Santuario de Santa María Magdalena y su anexo castillo, situados en un elevado cerro, pero bajo montañas mucho más altas todavía.

     El santuario es un edificio de arquitectura modernista catalana del estilo de las obras de Gaudí, de una belleza extraordinaria, y que conviene bordear en todo su perímetro para no perdernos ningún detalle. En la fachada, bajo sus tres arcos, hay sendos murales policromados con diferentes motivos de la vida de la santa, flanqueados por dos altas torres gemelas circulares coronadas por cruces a cuatro caras, que también las lleva, por ejemplo, el templo de la Sagrada Familia de Barcelona. Este mismo tipo de cruz también lo encontramos en lo alto de la cúpula. Por el resto de muros del templo veremos profusión de ventanales estrechos y alargados y mucho adorno en cerámica.

     El interior también es muy bonito, con una pequeña imagen de la patrona de la ciudad en el altar y muchos cuadros de gran tamaño representando diversos momentos de su vida y relación con Jesucristo.

     Junto al santuario está el Castillo de la Mola, cuya muralla no está bien conservada por algunos tramos y por otros ha sido restaurada pero sin revestimiento de piedra. Aún así merece la pena entrar para ver su Torre del Homenaje, conocida como la Torre de las Tres Esquinas por ser de planta triangular, algo desde luego muy poco común. Una vez dentro subimos por la estrecha escalera que hay entre el muro exterior y el muro que protege las salas interiores, hasta llegar a la azotea, y aquí es donde mejor vemos su forma triangular, además de magníficas vistas panorámicas del valle del Vinalopó, de Novelda y del santuario justo al lado.





Sax



Castillo de Novelda







SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 14 de enero de 2018

Accidentes...cerebrovasculares

La penetración había sido perfecta. Con una precisión milimétrica, con un nivel de exactitud que muy pocos podían permitirse.  Le experiencia y la serenidad son valores innegables.

-         -  Sudor

María, la enfermera de quirófano recién incorporada, le limpió la frente.

La pantalla testimoniaba que la cánula laparoscópica había llegado al borde del coágulo sin daños a ninguna de las secciones colindantes al área de Brocca, con un grado de efectividad que muy pocos neurocirujanos podrían permitirse.

-          - María, gire un poco el monitor a su izquierda, necesito un plano completo.

Ella se movió nerviosa y cambió la orientación del monitor. Al hacerlo, con la torsión necesaria para presionar el soporte del aparato, sus pechos se adhirieron a la bata verde.

Él no pudo evitar desviar su atención. En su cerebro, los sistemas del neocórtex dejaron de funcionar y el sistema límbico, esa amígdala que, al final, es quien toma las decisiones, se hizo con los mandos. Se quedó con los ojos fijos en el pecho de la joven.

Ella percibió su inmovilidad como un síntoma de que algo iba mal, y tomó la peor de las decisiones. Materialmente se lanzó a limpiar de nuevo su frente, y al hacerlo sus cuerpos se rozaron. El cerebro primitivo tomó el control. La presión arterial, las pulsaciones, la actividad electrodermal, todo se disparó en el brillante cirujano…


Ahora reposa en la cama contigua a la del paciente. La isquemia le produjo una lesión indeterminada, que le tiene sumido en la inmovilidad. Salvo que se le acerque María. Entonces sonríe bobaliconamente, babea y ciertas partes de su anatomía se dilatan. No solo las pupilas. El paciente con la operación incompleta sigue sin poder hablar. Pero el cirujano está francamente peor.

CASTILLOS DE ALICANTE 2/4

     Salimos del "Valle del Juguete" para llegar a Biar, bonito pueblo donde despunta su castillo en lo alto. Presenta un primer recinto amurallado, con almenas en paños y en los torreones cilíndricos, y luego un segundo, de muros más altos, sin merlones, en torno a la Torre del Homenaje, siendo ésta muy sencilla pero de gran altura y bien conservada, cuyo interior se puede visitar recorriendo salas con audiovisuales, dependencias señoriales y subiendo a la azotea, con grandes vistas panorámicas del castillo, el pueblo y una amplia área geográfica.

     Cerca de Biar se encuentra Villena, pueblo muy grande, donde vamos a visitar su impresionante castillo, uno de los mejores de la comarca. Junto a él está la oficina de turismo, y justo encima un mirador con una excelente vista panorámica del monumento, donde una fotografía se hace obligatoria.

     Cuando nos acercamos a visitarlo, vemos que la puerta de acceso, con su arco de medio punto formado por grandes dovelas, está protegida por dos torreones circulares almenados con saeteras de palo y orbe. Este primer recinto tiene muros de altura considerable, con torreones circulares distribuidos por esquinas y paños. Una vez que accedemos al interior nos encontramos con otro recinto de muros más altos todavía, también con sus torreones cilíndricos en las esquinas.

     Entre estos dos recintos queda un estrecho pasillo que hay que recorrer hasta la entrada al patio de armas, convirtiéndose en una auténtica trampa defensiva para el atacante que pretendiera tomar el castillo.

     Una vez recorrido el pasillo llegamos a la puerta de acceso al segundo recinto, en cuyo interior está el patio de armas y, en una esquina, la imponente y hermosa Torre del Homenaje, a cuyo pie se encuentra un aljibe bien conservado.

     La torre es de planta cuadrada, de casi 30 metros de altura, y está coronada por numerosas escaraguaitas que le dan más señorío. Al acceder a ella llaman la atención los consistentes muros que la conforman, de más de 3 metros de grosor. Una vez dentro, veremos que tanto la sala de la planta baja como la de la primera tienen bóvedas de estilo mudéjar. Luego hay otras dos más sencillas y finalmente llegamos a la azotea, siendo accesibles aquí también las escaraguaitas. Ni que decir tiene que las panorámicas desde aquí son impresionantes: del resto del castillo en primera instancia, de todo el casco urbano de Villena y, levantando más la mirada, del valle del Vinalopó, alcanzándose a ver igualmente las sierras cercanas, e incluso las no muy lejas de tierras de Murcia.

     Una vez visto el castillo, podemos dar una vuelta por el casco viejo de Villena, con sus calles estrechas con casas de colores, buenas plazas y plazuelas y dos grandes iglesias con torres fortificadas.



Castillo de Biar




SALUDOS

EL RURAL

... / ...
Licencia Creative Commons
La siguiente la pago yo por Rick, Diógenes de Sinope y Albert se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.