domingo, 23 de abril de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 6/6


     Y hasta aquí, que no es poco, la visita al castillo y a Játiva. Pero vamos a continuar la ruta dirigiéndonos al cercano pueblo de Montesa, para ver su castillo, que no tiene grandes torreones, pero que llama la atención por estar asentado sobre una imponente muela rocosa, a la cual se accede por una sobria rampa de piedra que sube hasta la altura de la puerta, quedando separada de ésta por unos metros de foso que en su día se salvarían mediante un puente levadizo. Parte del perímetro exterior del castillo es un bonito parque con estupendas vistas sobre la población y las sierras de alrededor.

        Desde Montesa, y ya siempre por la autovía en sentido Madrid, enseguida salimos de la provincia de Valencia y entramos en la de Albacete, para llegar a nuestra siguiente parada: Almansa. Su monumento más representativo es el castillo, situado sobre un espolón rocoso en un cerro sobre el casco urbano. Es pequeño pero muy bien conservado, con buenos muros y torreones cilíndricos coronados por almenas trapezoidales que le dan más empaque. La Torre del Homenaje está en la parte mejor protegida, junto a un cortado que forma la roca.

         A los pies y alrededor del castillo se encuentra la zona más antigua de Almansa, un irregular conglomerado de calles y casas blanquitas, muy típicas de La Mancha, que se ajustan a la complicada orografía del terreno. Y ya por debajo de este barrio, en una zona más llana y moderna, se encuentra el ayuntamiento, con un grandísimo blasón en la portada y un precioso patio interior de dos plantas con arcos de medio punto sostenidos por columnas de buenos capiteles. Junto al ayuntamiento está la iglesia, con su portada-retablo y una altísima torre de ladrillo.

         Cogiendo de nuevo la autovía en sentido Albacete y Madrid llegaremos al precioso pueblo de Chinchilla de Monte-Aragón. Iniciamos la visita en la Plaza Mayor, conocida como Plaza de La Mancha, muy bonita. A un lado se sitúa el ayuntamiento, con una buena balconada bajo la cual hay un estrecho pasadizo "protegido por dos cañones", y en la parte alta varios blasones y coronamiento de pináculos. El lado sur presenta buenas casas rústicas y una alta torre-reloj,  y enfrente la iglesia, bajo cuya torre tiene una bonita portada con parteluz. Justo al lado se  encuentra el magnífico Palacio de Núñez Cortés que, junto con otros edificios suntuosos, nos irán acompañando en la subida hacia el castillo, bajo el que veremos un buen conjunto de casas-cueva.

       Al llegar al castillo, lo primero  que nos llama la atención es el profundísimo foso que lo rodea, solo salvado por dos pasarelas, antiguos puentes levadizos, que dan acceso a las dos puertas, una  por cada lado, bien protegidas por sobrios torreones cilíndricos blasonados, distribuidos también por muros y esquinas. 

          Y aquí, en el castillo de Chinchilla, en este cerro elevado sobre la inmensa llanura manchega, y con la ciudad de Albacete casi a nuestros pies, cerramos esta aventura. Y hablando de aventuras, mientras veo estas vistas  me acuerdo de las vividas por el Hidalgo Caballero por estas tierras, y de que estoy cerca de La Roda. Habrá que pasarse a por unos "miguelitos". Mmmm.    

Portada de la Iglesia de Chinchilla


Casa Cueva de Chinchilla


SALUDOS

EL RURAL

domingo, 16 de abril de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 5/6

        Tras dejar Anna vamos saliendo del Caroig y nos dirigimos a visitar la localidad más grande y conocida de la ruta: Játiva. Por la zona centro veremos un amplio elenco de bellos edificios religiosos y civiles. Destacan la Colegiata, de grandes dimensiones y con buenas capillas y retablos; el antiguo Hospital de Pobres, justo enfrente, con una hermosa portada plateresca; o el Palacio de Alarcón, actual sede de los juzgados. También un buen número de plazas y plazuelas, entre ellas la del Mercado, de soportales y bonita arquitectura.

        Una vez visto el centro hay que subir a ver el larguísimo castillo que ocupa casi un kilómetro de crestería de la Sierra Vernissa, a las afueras, ascensión que se puede hacer en coche o a pie. Esta última opción es muy recomendable, ya que no es un trecho muy largo, apenas kilómetro y medio, y es la mejor manera de ir descubriendo todos los encantos que se van encontrando durante la subida.

          En primer lugar, tras haber ganado ya un poco de altura, veremos la ermita de San José, muy grande, situada junto a un mirador justo encima del casco urbano. Junto a ella sale un caminillo que nos lleva en pocos metros en primer lugar a los restos de la antigua ciudad romana, cuyos detalles tenemos en un cartel explicativo, y acto seguido a la ermita de San Félix, patrón de Játiva, con un bonito porche sostenido por buenas columnas de piedra.

         Desde esta ermita parte una senda que en apenas 200 metros nos lleva hasta La Nevera, un antiguo pozo de nieve de gran diámetro y profundidad, lo cual podemos comprobar asomándonos a las verjas que se abren a su interior. Y siguiendo la misma senda llegaremos, justo debajo de la muralla, a una zona de cortados rocosos en la que hay varias cuevas y abrigos, situándose en uno de éstos un curioso santuario con la imagen de una Virgen y un altar para decir misa.

        Desde aquí tenemos que elegir entre subir hacia el castillo por sendas más complicadas, o bien volver sobre nuestros pasos hasta la ermita de San José, donde retomamos la carretera asfaltada que nos conduce, en una bonita ascensión entre bosque de distintas especies arbóreas, hasta la puerta del mismo.

          Nada más entrar encontramos la parte mejor conservada, lo cual es debido a que en la primera mitad del siglo XX el castillo fue adquirido por el empresario Gregorio Molina, que estableció su domicilio en esta zona, que ahora está habilitada como museo.

         Hacia saliente, y siempre ya dentro del recinto amurallado, subimos hacia el Castell Menor, al que accedemos por una estratégica y estrecha entrada alargada entre dos muros. Arriba hay una buena torre con un bonito ventanal de arco apuntado que hace de mirador del resto del castillo, y por dentro veremos  interesantes detalles como unas letrinas muy bien conservadas o un aljibe circular excavado  en la roca. En el extremo hay un tramo de adarve de la muralla al que se puede subir, con unas vistas magníficas de la población y el Macizo de Caroig hacia el norte, del resto de la Sierra Vernissa hacia el este, incluyendo el cercano mar Mediterráneo si el día está claro, y un bonito valle hacia el sur. Llaman la atención también las murallas que bajan hacia el casco urbano.

         Pasando de nuevo por la casa-museo, hay antiguas dependencias que ahora son aulas explicativas sobre la historia del castillo, y al lado, aprovechando la pendiente, una escalera que hace de graderío de un auditorio para actuaciones, muy bien rodeado de fuentes y jardines.

          Hacia poniente entramos en el llamado Castell Mayor, donde veremos restos de un palacio, una capilla y un aljibe grandísimo, además de poder subir a algunos tramos de muralla con sus buenas vistas. Hay también una pequeña puerta que sale a extramuros y baja hasta unos curiosos aljibes romanos, cuatro concretamente, a cuyo interior podemos acceder para ver cómo están conexionados entre sí.





SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 9 de abril de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 4/6


      Tras pasar por las localidades de Bolbaite y Chella, llegamos a Anna, donde el protagonista principal es el agua, como iremos viendo, y donde vamos  a hacer una larga parada. En primer lugar podemos acercarnos a la Plaza de la Ermita, que está junto a la carretera, en la parte alta del pueblo, y hace de mirador sobre el mismo y su entorno de cerros salpicados de pinar.

          Bajando hacia el centro, pasamos por la iglesia, de grandes dimensiones y una torre altísima, y un poco más adelante llegamos al Palacio de los Condes de Cervellón, en el que destaca su impresionante torreón de sillería con ventanas góticas, y que alberga varios museos.

     Junto al palacio hay dos hermosas fuentes: la de Santa María, de piedra, con 3 caños y coronada por dos ángeles; y la de la Plaza de la Alameda, con una bonita cascada en escalera que vierte sobre  un antiguo lavadero.

        En la Plaza Alfredo Aleix hay otra bonita fuente decorada con azulejos pintados representando distintos motivos. Desde esta plaza parte una estrecha carretera por la que podemos dar un precioso paseo que discurre entre infinidad de huertas, y que nos lleva primero a la fuente de abajo, ubicada dentro de una pequeña cueva, después a la fuente de arriba, de varios caños y grandes piedras de sillería y, finalmente, al lugar conocido como el Gorgo del Catalán, que está a no más de 500 metros desde el inicio. 

          El Gorgo es una charca de transparentes aguas color turquesa sobre la que vierte su caudal en cascada un pequeño arroyo. Está acondicionada para el baño, con escaleras de acceso y trampolín en la parte alta de la cascada, y al lado hay una pequeña pradera con merenderos. Un lugar encantador.

         Y todavía nos queda otra joya por ver aquí: la Albufera de Anna. Desde una rotonda saliendo del pueblo, parte  una carretera que en un kilómetro nos lleva a este lugar, traslado que podemos hacer en coche o bien dando un paseo por el carril peatonal habilitado al efecto.

          Se trata de un lago rodeado de arbolado diverso, que se nutre de multitud de manantiales situados tanto en el fondo del mismo como en sus orillas, con un pequeño islote en el centro, y donde habitan varias especies de aves acuáticas. Hay un pequeño embarcadero donde se alquilan barcas para dar paseos por sus tranquilas aguas, y también se pueden recorrer sus poco más de 500 metros de perímetro por las arregladas orillas, con bancos para sentarse y barandillas de madera. Un lugar que enamora por su belleza y tranquilidad. En los alrededores hay varios chiringuitos y restaurantes.







SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 2 de abril de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 3/6

         De vuelta a Millares, seguimos la carretera hacia Bicorp hasta la señalización para acceder al Yacimiento de Icnitas de Tumbuc. Se trata de una zona rocosa en la que han quedado marcadas las huellas de pisada de muchos dinosaurios, y se compone de un pequeño centro de interpretación, unas pasarelas de madera que recorren la zona con carteles explicativos y un pequeño parkin, todo ello pegado a la  carretera.

         La siguiente parada es Bicorp, donde se encuentra un centro de interpretación de arte rupestre levantino, del cual tenemos un buen ejemplo en la Cueva de la Araña, situada en este término municipal, y donde podemos concertar la visita.

          Saliendo del pueblo, junto a una rotonda y el lavadero, parte el Paseo del Albaricoquero, un hermoso camino de unos 500 metros que discurre entre frondosa vegetación junto a un arroyo, hasta llegar a un área recreativa con bancos, fuente, parque infantil y unas pequeñas piscinas naturales.

         Entre medias de las localidades de Quesa y Navarrés veremos, junto a la carretera, el parkin de Los Chorradores,  un arroyo que va encajonado durante aproximadamente un kilómetro, durante el que forma diversas cascadas y charcas de agua color turquesa. El paseo está bien arreglado con su senda, barandillas de madera en las zonas peligrosas, y bancos de madera para sentarse junto a las charcas. Hay que recordar que en esta zona los caudales de los arroyos son muy estacionales.




Bajada a los Chorradores


SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 26 de marzo de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 2/6

     A pocos kilómetros de Buñol por la carretera de Alborache, veremos la indicación de la Cueva y Charca de la Turche. Dejando el coche en el pequeño parkin, nos echamos a andar en un corto paseo de apenas un kilómetro por un sendero bien arreglado y sin ningún desnivel, junto a un arroyo, hasta llegar a la charca, de aguas color turquesa, con su playa por un lado, y flanqueada por el otro por unos altos cortados rocosos sobre los que se despeña el agua en cascada, pero solo si ha habido lluvias muy recientes, ya que su caudal es muy estacional. En la parte baja de la roca, a ras de la charca, está la cueva, por la que sale el agua que se filtra por aquélla cuando el caudal es insuficiente para formar la cascada. El lugar es ideal para hacer una paradita y comer algo en sus merenderos.

     Tras un rato de coche, durante el cual nos vamos introduciendo de lleno en el Caroig, llegamos a nuestra siguiente parada: Dos Aguas. Se trata de un pequeño pueblo blanquito rodeado de altas y rocosas montañas peladas, característica común de la zona. A la entrada veremos, junto a la carretera, la Fuente Nueva, preciosa construcción de sillería y dos caños, con tres murales de azulejo representando motivos propios de la localidad.

     Desde aquí empezamos a subir a la parte alta por sus estrechas y empinadas calles de casas encaladas, hasta llegar a los restos del antiguo castillo, con buenas vistas del entorno. A las afueras hay distintos abrigos con pinturas rupestres a los que se puede llegar por sendas o caminos.

     Siguiendo la carretera llegamos al río Júcar, encajonado por aquí entre grandes montañas rocosas, con sus transparentes aguas color turquesa.

     Poco más adelante entramos en Millares, pueblo en el que la acentuada pendiente de sus calles ha sido aligerada con la construcción de rampas en zig-zag sujetas por contrafuertes de piedra, en una curiosa solución arquitectónica.

     A las afueras se encuentra el Castillet, restos de un castillo que sirven de mirador, por un lado sobre el profundo barranco por el que discurre el río Júcar, y por otro hacia la localidad y las muelas y frutales que la rodean.

     Junto al castillo discurre el Arroyo del Nacimiento, a cuya orilla podemos bajar por una senda, hasta llegar a un estrechísimo y profundo tajo natural excavado en la roca, de apenas un par de metros de ancho, que se puede cruzar por un bonito puente de madera. Por el fondo del tajo discurren las aguas del arroyo, que un poco más abajo forman una cascada que es difícil de ver por lo abrupto del terreno y la abundante vegetación.





SALUDOS

EL RURAL

... / ...

domingo, 19 de marzo de 2017

VALENCIA: MACIZO DE CAROIG 1/6

     El Macizo de Caroig es una zona de montaña del interior de la provincia de Valencia, compuesta de muelas y profundos barrancos, cuyas cimas más altas rondan los 1.000 metros de altitud, y atravesada por multitud de pequeños cursos de agua, siendo su principal arteria fluvial el río Júcar.

     Visitaremos bonitos pueblos y espacios naturales, cuevas, yacimientos, castillos... que harán de la ruta un recorrido donde veremos lugares muy diversos. Y ya de paso, aunque nos salgamos del Caroig, añadiremos alguna visita más por la colindante provincia de Albacete.

     Empezamos a 40 kmts. de la ciudad de Valencia por la autovía de Madrid, concretamente en Buñol, localidad conocida internacionalmente por su famosa "Tomatina", fiesta que se celebra a últimos de agosto en la que miles de personas se lían a tomatazos entre ellos en el centro del pueblo. Sobre el inicio de esta tradición hay una placa conmemorativa en la plaza.

     Pero dejando los tomatazos aparte, Buñol es un hermoso pueblo rodeado de montes con pinares. Podemos empezar la visita en el Parque de San Luis, donde se encuentra la ermita del patrón de la localidad y una fuente junto a un cortado rocoso bajo el cual mana abundante agua, formando un pequeño pero bonito estanque de aguas cristalinas.

     Entrando de lleno en el casco urbano llegaremos a la iglesia, tan grande como bella, con un magnífico conjunto de capillas y retablos. Junto a ella está la plaza, a partir de la cual empezamos a ganar altura por sus estrechas y empinadas calles, de bonitas casas blancas, hasta llegar al castillo, al que se accede por un puente que en su día debió ser levadizo sobre un foso defensivo que hoy ocupa una calle.

     Tras pasar bajo la torre que defiende la entrada llegamos al patio de armas, circundado por bellas casas rústicas de un blanco impoluto, alternadas con tramos de muralla almenada y otras torres defensivas, formando todo ello un conjunto de gran belleza.

     Para seguir recorriendo el castillo, la orografía del terreno hace necesario cruzar otro puente, y llegamos a la Torre del Homenaje, bajo la cual pasamos atravesando un pasadizo que nos conduce a otras plazuelas y antiguas dependencias del castillo convertidas hoy en distintas dotaciones municipales, hasta encontrar la salida, protegida también por otro sobrio torreón.

     Desde distintos puntos del castillo tenemos hermosas vistas del casco urbano y su entorno, destacando algo que no vimos desde abajo: el cimborrio de la iglesia, con una bella cubierta de teja-cerámica azulada.




SALUDOS

EL RURAL

... / ...

lunes, 16 de enero de 2017

Audrey



Es curioso lo de las marcas de los perros. Paseando por el parque, todo Cristo pregunta si Audrey es un "Grijandernauer", un "Chiripitifláutico de aguas indonesio" o un "Calasparrashire maddafacka on Avon". 
Audrey pertenece a la especie "perro", en latín "Canis familiaris". Es chiquitita, tiene la cabeza gorda y dos orejas que parece la mascota de Batman. Aunque tengo cristalino que los cánones de belleza se la bufan. 
La prueba de que éstos son mucho más inteligentes que esos pamplinas que se han puesto de apellido familiar "sapiens sapiens" es que le huele igual el culo a un yorkshire toy con treinta y dos generaciones de pedigrí que a un mestizo despeinado de mil leches. El racismo es cosa de imbéciles, sin lugar a dudas. Y yo me siento un poco más canis y un poco menos sapiens, lo que es un avance importante, cada vez que me pongo a retozar con mi chiquitina por el suelo del salón.
Licencia Creative Commons
La siguiente la pago yo por Rick, Diógenes de Sinope y Albert se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.